viernes, 22 de agosto de 2008

Carta para mi padre

Querido Papá,
Sé que no pasas por un buen momento y que no vas a leer esto porque las nuevas tecnologías no son lo tuyo. Aún así voy a escribirte, para que sepas que aunque ya no estés aquí cerquita no te olvido. Sé que te has ido porque no te quedaba otro remedio, porque seguir aguantando una vida que no soportabas era superior a tus fuerzas. Lo que me entristece es que allí tampoco estás agusto porque no tienes a tus hijos cerca, porque te encuentras solo, porque estás deseando volver aquí. Pero tienes que ser fuerte y aguantar la tormenta de la soledad y en vez de verla como enemiga intentar verla como tu mejor alíada.
Esta tarde te llamaré por teléfono y te diré lo que te estoy escribiendo aquí, que tienes que ser fuerte porque tienes tres hijos que no te olvidan y que aunque no puedas estar a nuestro lado tienes un lugar muy grande en nuestro corazón.
También quiero darte una buena noticia y es que en Navidad vamos a ir a verte como sea para poder pasar esas fechas en familia, como se ha ido intentando todos estos años. Ya verás qué bien lo pasamos. Y si por algún caso no nos fuera posible ir ya sabes que puedes venir porque en mi casa siempre hay lugar para ti.
No quiero que estés triste pensando en lo que podría haber sido tu vida y no ha sido. Me gustaría que te centraras solo en los buenos momentos que hemos pasado juntos: en los viajes en coche de miles de kilómetros, en aquel fin de semana en Bélgica con Guillaume, en las noches de San Juan de cuando yo era pequeña y me llevabas en barco a ver las hogueras de la playa, en las comidas en familia que tanto te gustan... ¿Lo ves? No es tan difícil, ¿verdad?. Sería tan feliz si consiguiera animarte aunque solo fuera un poquito, poder sacarte una simple sonrisa. Pero no pierdo la esperanza porque cada vez que pueda voy a recordarte las razones por las que debes seguir viviendo y seguir luchando.
Ya solo me queda despedirme pero te digo hasta muy pronto porque esta tarde vamos a hablar por teléfono y por unos minutos vas a olvidar que estás a mil kilómetros de aquí.
Un abrazo muy fuerte de tu hija que te quiere y no te olvida.

12 comentarios:

MAMBA NEGRA dijo...

Ahora no recuerdo donde vive tu padre
pero si recuerdo todas las cosas que me contaste por mail
espero que tu padre sea fuerte y que se anime un poco
la vida no vale la pena para llorarla
si tu lo quieres y se lo demuestras...eso si que vale la pena cariño
pk el amor hacia otra persona es la fuerza más grande que hay en el mundo

besos

Lycans Laqueus dijo...

Mucho ánimo para él y para tí!!

un lobo animoso

Zanahoria dijo...

La carta me conmovió enormemente...
Allá donde esté tu padre, seguro que sabe lo mucho que lo quieres, y si consigues transmitirle la mitad de lo que me has transmitido a mí con tu carta, le harás feliz sólo con saber que te preocupas por él.

Un beso para ti y otro para tu padre... dondequiera que estéis los dos, porque podrán separaros muchos kilómetros... pero la gente que se quiere nunca se separa por dentro.

Tamy dijo...

La distancia no siempre es el olvido. Seguro que si tu padre leyera esto le sacabas má de una sonrisa y alguna que otra lágrima.
Ánimos, que seguro que el reencuentro está muy cerca.

Besos.

Mike Parga dijo...

Gracias por pasarte, me entretuve leyendo tu blog y encontrado que es muy interesante, creo incluso más que el mío.
Saludos, muy bello lo que le escribiste a tu padre y estamos leyendonos.

Miguel Parga

Sara_yooo dijo...

Es muy bonito lo que has escrito. No hay nada como ofrecer apoyo a tus seres queridos cuando estos pasan un mal momento.
Verás como todo pasa. Son épocas que nos pone el destino para que demostremos a todos lo fuerte que somos.
Un saludo muy fuerte.
Sara.

Sombra de Luna dijo...

Es precioso lo que le has dicho a tu padre...ojala lo pudiera leer, si no siempre pueds scribirselo en un papel y entregarselo...seguro que le encanta!
un beso

Sara_yooo dijo...

Luchida, sabia que te ibas a sentir identificada con lo que he escrito...
Bueno, ya sabes que tú tienes tu vida, y está relacionada sólo en una pequeña parte con la de tus padres. Ahora sí puedes tomar decisiones por tí misma.
Acabo de ver una película preciosa... "Posdata: Te quiero". Aunque apenas me conozcas, quiero que la veas, y que sientas todo lo que he sentido yo.
Ya me contarás.
Un saludo,
Sara.

P.D.: A mí también me gusta mucho leerte.

Lady Midnight dijo...

Como bien apuntan, la distancia no tiene por qué suponer un problema. Seguro que tu padre jamás te olvidará, y seguro que cada vez que le llamas le haces feliz aunque solo sea un ratito. Yo he tenido a alguien importante lejos, y cada segundo al teléfono era una vida a su lado, ¿sabes?

Y ahora estoy a 12 horas en coche de mi casa, a 12 horas de esa vida que no ha sido más que un año, y aquí me he de quedar por tiempo indefinido. No tengo a nadie aquí, y lo peor es que tampoco tengo a nadie a quien escribirle como tu le escribes a tu padre.

Valora lo que tienes, por muy lejos que se encuentre, y cuídalo. Sobre todo eso: sé fuerte y cuídalo.

Un abrazo.

Esther dijo...

Hola! al fin visito tu blog, más vale tarde que nunca verdad? jaja. Me he leido este y el anterior post asi te conozco algo más porque son post personales.Decirte que has hecho muy bien en hacer lo que tú querias en la vida, porque la vida sólo se vive una vez y no tienes una para tu madre , para hacer lo que ella quiera y otra para hacer lo que quieras tu.. Magisterio es una carrera tan digna como lo puede ser derecho y mucho más humana a mi pareceer,así que puedes darte por satisfecha.

Lo que me da pena es que estés lejos de tu padre, pero bueno si seguis en contacto por teléfono al menos algo es algo..Dile cada día lo que lo quieres para que se sienta menos solo en la distancia..

Saludos!!

Kiri_dido dijo...

Sería una buena idea que esto que has escrito..se lo des a el en persona. Le encantará estoy segura. Un beso.

Anónimo dijo...

hola esta hermosa tu carta yo te
comprendo mi papa tambien esta lejos y si supieras k me hace mucha falta recuerdo k juntos ibamos al parque y jugabamos horas
y horas con la pelota y a correr
tambien nos encantaba
comer la paletas de hielo
esta harmosas tu carta